Deberes para disfrutar a tope del verano

Se acerca el verano y la ilusión por romper con la monotonía del curso va ‘in crescendo’. El año pasado, por estas mismas fechas, el profesor italiano Cesare Catà, del colegio Polo Scolastico Paritario «Don Bosco» de la ciudad costera de Fermo, se despidió de sus alumnos encargándoles unos deberes muy poco corrientes. Los 15 puntos que propuso tocaron la fibra sensible de sus alumnos y se consolidaron en la red con miles de “Me gusta”, convirtiendo al profesor en un personaje famoso en todo el mundo. Ahora eres tú el que puede seguir las pautas de este entusiasta canto a la vida y vivir unas vacaciones inolvidables.

  1. Pasea durante la mañana a lo largo de la costa en soledad total, mira el resplandor del sol en el agua y piensa en aquellas cosas que te hacen feliz.
  2. Procura usar las palabras nuevas que aprendiste este año. Cuanto más puedas decir, más interesante podrás pensar, y cuantos más pensamientos tengas, más libre serás.
  3. ¡Lee! Todo lo que puedas. Pero no porque tengas que hacerlo. Lee porque el verano inspira sueños y aventuras, y la lectura es como volar. Lee, porque es la mejor forma que tienes de rebelarte (acude a mí si necesitas consejos sobre qué exactamente leer).
  4. Evita todo lo que te provoque negatividad y te genere una sensación de vacío (tanto cosas, como situaciones y/o personas). Busca inspiración y amigos que te enriquezcan, que te entiendan y te aprecien por lo que eres.
  5. Si sientes tristeza y miedo, no te preocupes, el verano, al igual que cualquier otra cosa maravillosa en la vida, puede llevar el alma a la confusión. Lleva siempre contigo un diario y describe cómo te sientes (en otoño, si quieres, lo leemos juntos).
  6. Baila y no te detengas. En todas partes, en cualquier lugar: en una pista de baile, en tu dormitorio a solas. El verano es un baile y es un desperdicio no participar de ello.
  7. Al menos una vez, disfruta de ver salir el sol. Permanece en silencio y respira profundamente. Cierra los ojos y siente gratitud.
  8. Practica mucho deporte.
  9. Si te encuentras con alguien que te guste, díselo a ella o él tan bella y convincentemente como te sea posible. No tengas miedo de ser mal interpretado. Si no ocurre nada, entonces no es tu destino y si te entienden y te contestan, entonces el verano te pertenecerá y será un tiempo de oro. (En caso de fallo, vuelve al punto 8).
  10. Vuelve a leer los apuntes de nuestras clases, compara todo lo que hemos leído con lo que está pasando en tu vida.
  11. Sé tan feliz como la luz del sol, libre e indomable como el mar.
  12. Por favor, no utilices palabras malsonantes. Sé cortés y amable.
  13. Ve buenas películas con un diálogo emocional profundo (si puedes, en Inglés, ya que permite mejorar el idioma y desarrollar la capacidad de sentir y soñar). Imagina que la película no se acaba para ti, aún apareciendo los créditos del final, vívela una y otra vez e inclúyela en tu experiencia de este verano.
  14. El verano es magia. La luz del sol brillante de las mañanas y tardes cálidas del verano, ideal para soñar con lo que puede y debe ser la vida. Haz todo lo que dependa de ti para nunca desistir del camino hacia los sueños.
  15. Sé bueno.
,

Lo que tu letra dice de ti

La letra es un mapa abierto que desvela fielmente nuestra forma de ser. Los especialistas en grafología deducen minuciosos detalles de nuestra personalidad con el mero hecho de analizar la caligrafía. A continuación os resumimos algunas de las claves que rebelan la peculiaridad de nuestro carácter a partir del análisis morfológico de nuestra escritura.

 

  • El tamaño importa

No hace falta mucha imaginación para establecer analogías picantes a partir del título de este epígrafe. Pero el caso es que a la hora de analizar la letra sí se ha comprobado que el tamaño es fundamental. Una letra grande corresponde a personas extrovertidas, sociales, que disfrutan en contacto con la gente y que suelen ser el centro de atención. En cambio, una letra pequeña refleja tendencia a la timidez y a la introversión. Suele darse en personas con una personalidad meticulosa, que prestan atención a pequeños detalles y tienden a prejuzgar a las personas antes de darles su confianza.

 

  • ¿Letras juntas o separadas?

El modo en que conectamos unas letras con otras refleja la forma en que articulamos nuestros pensamientos. Unas letras juntas denotan una forma de pensar eminentemente lógica, que nos lleva a percibir nuestro entorno como algo coherente y estructurado. Mientras que unas letras separadas hablan de una personalidad más intuitiva, capaz de guiarse por el mundo con espontaneidad y menor cautela en cada iniciativa.

 

  • ¿Rectas o inclinadas?

Una escritura recta habla de personas prácticas y mesuradas, que necesitan establecer un control sobre sus emociones y las situaciones de su entorno. Si por el contrario se aprecia una inclinación de las letras hacia la derecha, lo que tenemos es una persona más deshinibida y abierta a nuevas experiencias, que disfruta en contacto con las personas y que se muestra predispuesta a las emociones que generan los cambios. En el caso de la inclinación de la letra hacia la izquierda, lo que tenemos es un carácter más cauteloso y tímido, que huye del protagonismo y ama el trabajo en equipo.

 

  • Los puntos sobre las íes

Un detalle tan aparentemente insignificante como el punto de la “i” aclara muchos aspectos de nuestra personalidad. Cuando el punto está muy arriba denota una gran imaginación, pero a la vez una tendencia a soñar despierto y a vivir un pelín abstraído en las nubes. Si en lugar de punto se trata de una línea, estamos ante alguien muy autocrítico y observador, que exige al máximo y arrastra la inconformidad de sentir que puede dar algo mejor. Por último, si en lugar de punto vemos una bolita o algún símbolo particular, nos hallamos ante una personalidad creativa, con una ligera tendencia al infantilismo y que disfruta jugando en cualquier circunstancia.

 

Cuestión de fuerza

 

La presión que ejercemos sobre el papel refleja la vitalidad y seguridad interior de la persona. A mayor fuerza, mayor autoestima y confianza. Dejar una huella firme en la hoja es una característica de sujetos que dejan huella en la vida, con una actitud comprometida y mirando siempre hacia adelante. En cambio, una escritura suave corresponde a personas sensibles y empáticas, con excesivas dudas sobre si mismo y con dificultades para tomar decisiones.

 

,

Cinco claves para motivar a tus alumnos a aprender

Aprender algo, sea lo que sea, nos hace más completos y felices. Y para alcanzar la satisfacción de aprender es necesario el ingrediente previo de la motivación. Ese es quizás el principal reto de un profesor. Si logra motivar a sus alumnos las clases serán interesantes, dinámicas y divertidas. Pero si no pueden ser un calvario, tanto para los alumnos como para el propio profesor. A continuación compartimos cinco claves para despertar la motivación por aprender de tus alumnos: 

  1. Despierta su pasión.

Es esencial escuchar a tus alumnos y llegar a conocerlos con una mínima profundidad. Solo así podrás descubrir su pasión y, muy importante, ayudarles a ellos a reconocerla. Una buena alternativa para ello es aplicar la teoría de las inteligencias múltiples (verbal, visual-espacial, cinética-corporal, lógico-matemática, musical, intrapersonal, interpersonal y naturalista), que permite poner en práctica estrategias didácticas diferenciadas, según la inteligencia que esté más desarrollada en el alumno.

  1. Identifica aprendizaje y descubrimiento.

Para que los alumnos se impliquen en el aprendizaje es imprescindible incentivar su participación activa. Que entiendan el proceso de aprendizaje como un descubrimiento, con un componente lúdico si es posible. Para ello es básico crear expectativas mediante una meta atractiva. En este sentido, el trabajo por proyectos es una estupenda opción: no sólo les obliga a ser proactivos en el descubrimiento, sino que al trabajar e investigar en equipo con otros alumnos aparecen sinergias que pueden multiplicar su motivación.

  1. Realiza un enfoque pragmático.

El mejor modo de despertar su interés por la materia es plantearla como algo relacionado con su realidad cercana. De este modo asimilarán la información con mucha mayor facilidad, al entenderla como algo útil y constatable en su día a día. Por ejemplo, puedes aplicar la teoría de la química con interesantes experimentos con objetos cotidianos, o abrirles los ojos al lado más divertido y fascinante de las matemáticas con algunas de sus sorprendentes aplicaciones en nuestra vida diaria.

  1. Alíate a las nuevas tecnologías.

Los tiempos han cambiado vertiginosamente y hoy en día los alumnos son nativos digitales que llevan incorporadas las nuevas tecnologías en su ADN. Te recomendamos que saques partido de este interés natural y te apoyes en las nuevas tecnologías para presentar los temas en el aula, completar los contenidos o trabajarlos de una forma diferente. Al mismo tiempo, es clave animar a los alumnos a utilizarlas para aprender: desde documentarse, a practicar lo aprendido, ampliar conocimientos o llevar a cabo proyectos y experiencias… Internet, las redes sociales, Youtube, nuevas aplicaciones didácticas… las alternativas son infinitas.

  1. Menos bronca y más refuerzo positivo.

La causa de la desmotivación puede ser múltiple, pero a menudo tiene que ver con la frustración, con la dificultad para mantener el ritmo de la clase o mejorar las calificaciones. En este sentido, es clave romper el círculo vicioso desmotivación-fracaso mediante el refuerzo positivo. Se trata de renunciar a la bronca fácil y, por el contrario, apoyar las conductas o actitudes positivas. Es un modo de animar a los alumnos a seguir intentándolo. Debes procurar que sepan aprender de los fracasos y buscar soluciones sin rendirse. Reconoce el trabajo de aquellos alumnos a los que les cuesta más avanzar y premia el esfuerzo.

Escolofi celebra el Día Mundial del Medio Ambiente

Escolofi celebra el Día Mundial del Medio Ambiente

El pasado domingo 5 de junio fue el Día Mundial del Medio Ambiente, una celebración a la que se sumó Escolofi en su calidad de empresa comprometida al cien por cien con la mejora de nuestro entorno natural.

Las libretas, cuadernos y recambios Escolofi proporcionan la mejor calidad y variedad de productos de papelería del mercado. Pero además, al contar en su gran mayoría con la certificación forestal FSC, garantizan al comprador la satisfacción de estar contribuyendo a un mundo mejor.

Efectivamente, el sello FSC, abreviatura de la entidad independiente Forest Stewardship Council®, certifica que las materias primas que utilizan proceden de plantaciones gestionadas de forma responsable, no sólo a nivel medioambiental, sino también a nivel social y económico. De igual modo, todos los procesos de fabricación de productos FSC cumplen con estos mismos criterios.

Por traducirlo a un lenguaje más asequible, la madera que sirve de materia prima para obtener el papel se obtiene en bosques gestionados de manera sostenible. Bosques que tienen un impacto positivo en el medio ambiente porque durante el crecimento de sus árboles, fijan el CO2 presente en la atmósfera y ayudan a mitigar los efectos del cambio climático.

Siguiendo con su filosofía de compromiso con el medio ambiente, Escolofi dispone desde hace años de la línia de libretas recicladas. Reconocibles a simple vista por su elegante color madera, son libretas de uso diario y cotidiano, disponibles tanto en espiral como en grapa, y en una amplia variedad de formatos.

Escolofi celebra el Día Mundial del Medio Ambiente

Escolofi celebra el Día Mundial del Medio Ambiente

El pasado domingo 5 de junio fue el Día Mundial del Medio Ambiente, una celebración a la que se sumó Escolofi en su calidad de empresa comprometida al cien por cien con la mejora de nuestro entorno natural.

Las libretas, cuadernos y recambios Escolofi proporcionan la mejor calidad y variedad de productos de papelería del mercado. Pero además, al contar en su gran mayoría con la certificación forestal FSC, garantizan al comprador la satisfacción de estar contribuyendo a un mundo mejor.

Efectivamente, el sello FSC, abreviatura de la entidad independiente Forest Stewardship Council®, certifica que las materias primas que utilizan proceden de plantaciones gestionadas de forma responsable, no sólo a nivel medioambiental, sino también a nivel social y económico. De igual modo, todos los procesos de fabricación de productos FSC cumplen con estos mismos criterios.

Por traducirlo a un lenguaje más asequible, la madera que sirve de materia prima para obtener el papel se obtiene en bosques gestionados de manera sostenible. Bosques que tienen un impacto positivo en el medio ambiente porque durante el crecimento de sus árboles, fijan el CO2 presente en la atmósfera y ayudan a mitigar los efectos del cambio climático.

Siguiendo con su filosofía de compromiso con el medio ambiente, Escolofi dispone desde hace años de la línia de libretas recicladas. Reconocibles a simple vista por su elegante color madera, son libretas de uso diario y cotidiano, disponibles tanto en espiral como en grapa, y en una amplia variedad de formatos.

,

Los diez mandamientos del buen estudiante

Los diez mandamientos del buen estudiante:

Te presentamos un breve compendio de las diez normas fundamentales para optimizar el rendimiento de un estudiante.

-Disponer de una habitación tranquila, alejada de cualquier elemento de distracción, con una mesa y una silla con respaldo, adecuadas ambas a nuestra altura.

-Organizarse previamente para tener en ese escritorio todo lo necesario para estudiar: libretas, apuntes, libros, iPads…

-Establecer un plan de estudio semanal factible, adecuándolo a nuestras otras obligaciones personales.

-Decidir el horario de estudio con la premisa de que sean momentos del día en que estemos descansados y concentrados.

-Establecer periodos de descanso breves, de unos 10 minutos, para no saturar nuestra mente.

-Conviene concederse un tiempo de descanso al regresar del colegio o universidad e, inmediatamente después, estudiar.

-No ver la televisión antes de estudiar ni durante los tiempos de descanso. La televisión es un elemento distractor que absorbe la concentración y reduce la capacidad de aprendizaje.

-Abordar las tareas más exigentes al principio y dejar las más sencillas (subrayar temas, realizar esquemas…) para más tarde, cuando probablemente estemos más cansados.

-Cumplir el hábito de estudio diario para evitar sesiones intensivas de estudio los días previos al examen, lo cual induce a bloqueos y perjudica la capacidad de asimilación y comprensión natural.

-Cuidar la parte fisiológica, en base a tres premisas fundamentales: dormir bien (un mínimo de ocho horas diarias), comer bien (una dieta rica y variada que incluya verdura, pescado y fruta) y realizar ejercicio físico a menudo.

Ahh y recuerda que la norma principal del estudio es ponerse a estudiar 🙂