,

Bullying: detección y tratamiento

 

Bullying es un término que se refiere a toda forma de maltrato físico, verbal o psicológico llevado a cabo entre alumnos, de forma reiterada y a lo largo del tiempo. Lamentablemente, uno de cada 10 alumnos asegura haber sufrido alguna clase de acoso escolar, lo que demuestra que es un fenómeno bastante presente en las escuelas, y los docentes deben estar cada vez más informados para combatirlo.

¿Cómo detectar un caso de bullying? En primer lugar, debemos diferenciar entre el acoso escolar y los casos aislados. Los primeros se caracterizan por cumplir las siguientes pautas:

  • Existe un desequilibrio de poder, en el que una de las partes se encuentre en situación de inferioridad ya sea a nivel físico o psicológico.
  • Hay una intencionalidad y una repetición continuada de los hechos.

Las víctimas suele tratarse de personas introvertidas, que en muchos casos no denunciarán lo que les está pasando, y por esto es esencial que el profesor preste atención a la relación que mantienen los alumnos entre ellos.

Si se detecta un caso de acoso, se debe reaccionar con rapidez y contundencia para que el problema no vaya a más, incluso si no parece un caso grave. Las pautas de actuación recomendadas son las siguientes:

  1. Que las dos partes afronten el problema: se debe conseguir que los niños se impliquen y se comprometan a solucionar el conflicto. Hay que hablar por separado entre las dos partes y evitar mediaciones conjuntas. En el caso de la víctima, se le prometerá ayuda y protección, mientras que a los niños que acosan se les hará un seguimiento para evaluar su conducta.
  2. Implicar a las familias: el entorno doméstico es un gran factor condicionante de la conducta de un niño. Hay que explicar el problema a las familias y darles guías para que actúen en casa de la forma adecuada para encontrar una solución al problema.
  3. Abordar el problema en clase: es recomendable tratar el tema con el resto de compañeros, siempre manteniendo la confidencialidad de los alumnos afectados. Este método ayudará a prevenir nuevos casos mediante la concienciación del alumnado y a detectar otros estudiantes que toleran la violencia y el maltrato.

El acoso escolar deja huella en la vida de las víctimas: inseguridad, baja autoestima, y falta de confianza en el resto de personas. Son hechos que condicionan y limitan la vida de los que padecen bullying, y por ello debemos hacer todos los esfuerzos para erradicar este fenómeno.

 

,

Consejos para tener unos buenos apuntes

Todos hemos tenido ese compañero en clase que siempre está atento y que toma unos apuntes fantásticos, claros y con buena letra. Si tenemos suerte, es posible que hasta nos los deje copiar, pero ésta no es la solución: debemos ser nosotros mismos los que tomemos los apuntes, ya que nos mantiene atentos en clase y hace que interioricemos antes los contenidos que tenemos que estudiar para los exámenes finales.

Entonces, la cuestión es, ¿cómo puedo tomar unos buenos apuntes?

Consejo 1: Identifica lo importante

El primer paso es escuchar al profesor y seleccionar los conceptos más importantes, en los que haya hecho hincapié el profesor, ya sea enfatizando una palabra en concreto o repitiendo lo mismo varias veces. Tomar apuntes no significa transcribir todo lo que sale de la boca del profesor ni batir un récord de palabras por segundo, sino entender aquello que se está explicando y sintetizarlo en un papel con nuestras propias palabras.

Consejo 2: Estructura y orden

Muchos creen que lo mejor es tener unos apuntes impecables, con una letra clara y redondita. Sin embargo, muchos de nosotros no hemos tenido la suerte de nacer con una letra clara y una mente súper organizada. La finalidad de unos buenos apuntes es que los entendamos nosotros, no el resto de los compañeros. Para conseguirlo, es recomendable respetar un orden, relacionar conceptos mediante flechas y dejar espacios a los márgenes para poder tomar anotaciones en un futuro.

Consejo 3: Entonces, ¿los paso a limpio o no?

Eso depende del caso particular de cada uno. Pasar los apuntes a limpio para que ‘queden más bonitos’ no sirve de mucho, mientras que si decidimos hacerlo para añadir más información o para resolver dudas entonces sí que puede sernos útil. También puede ayudarnos a repasar lo que hemos hecho en clase, ya que es como una segunda lectura del temario.

Consejo 4: Utiliza abreviaturas

Las abreviaturas son herramientas muy útiles para ahorrarnos algo de tiempo mientras escribimos. Algunos ejemplos son:

Más: + Menos: – Ejemplo: ej Mayor que: > Menor que: < Por: x

Al final, tomar unos buenos apuntes no es tan complicado. Siguiendo estos consejos, nuestros apuntes mejorarán día a día y, con suerte, nuestras notas.

Fuente: www.etitulo.com