LUCHANDO CONTRA EL ESTRÉS

Has empezado el curso y con él se aproximan los exámenes y el estrés. Aunque parezca imposible de creer, hemos conseguido que un grupo de especialistas nos diesen una serie de consejos para luchar contra este estrés infernal.

Para empezar, es vital que tengas un sitio y un ambiente favorable para estudiar. Para conseguir esto deberás evitar cualquier tipo de medicamentos innecesarios, evitar cualquier distracción, por mínima que sea; dormir siempre un mínimo de siete horas e ir alimentado a los exámenes.

¿Cuántas horas debes estudiar? Bueno, el tiempo que se debe dedicar a estudiar siempre ha sido un tema a debatir, pero quizás esto se ha acabado. Las investigaciones demuestran que memorizamos mejor el temario cuando nos repartimos las horas de estudio en periodos más largos. Es decir, será más fácil memorizar algo, si te estudias el mismo número de horas en dos semanas que en tres días.

Como ya habrás oído alguna vez, las técnicas de estudio son imprescindibles, como son hacer esquemas, resúmenes, usar reglas mnemotécnicas, mapas mentales o hacerse autoevaluaciones.

Aunque te parezca una tontería, la postura corporal ha de ser algo sagrado a la hora de estudiar. Siempre debes intentar mantener la espalda recta y apoyada en el respaldo, además de nunca dejar que tu cuerpo este más de una hora sin levantarse de la silla.

Por último, y no por eso menos importante, la nutrición, gran parte de los nutricionistas nos recomiendan los plátanos, los frutos secos (especialmente las nueces), el pescado azul (salmón) y las zanahorias para así mejorar nuestro rendimiento físico e intelectual. Además, en tema bebidas, nos recomiendan no tomar café o té más de dos veces al día, no tomar las denominadas “energéticas”, ya que pueden causar nerviosismo, ansiedad o taquicardias; y beber mucha agua, ya que, según el Instituto de Investigación del Agua y de la Salud, la deshidratación afecta negativamente al rendimiento intelectual.

Fuente: http://www.lavanguardia.com/noticias/20150606/54432659452/estres-examenes.html

,

Consejos para tener unos buenos apuntes

Todos hemos tenido ese compañero en clase que siempre está atento y que toma unos apuntes fantásticos, claros y con buena letra. Si tenemos suerte, es posible que hasta nos los deje copiar, pero ésta no es la solución: debemos ser nosotros mismos los que tomemos los apuntes, ya que nos mantiene atentos en clase y hace que interioricemos antes los contenidos que tenemos que estudiar para los exámenes finales.

Entonces, la cuestión es, ¿cómo puedo tomar unos buenos apuntes?

Consejo 1: Identifica lo importante

El primer paso es escuchar al profesor y seleccionar los conceptos más importantes, en los que haya hecho hincapié el profesor, ya sea enfatizando una palabra en concreto o repitiendo lo mismo varias veces. Tomar apuntes no significa transcribir todo lo que sale de la boca del profesor ni batir un récord de palabras por segundo, sino entender aquello que se está explicando y sintetizarlo en un papel con nuestras propias palabras.

Consejo 2: Estructura y orden

Muchos creen que lo mejor es tener unos apuntes impecables, con una letra clara y redondita. Sin embargo, muchos de nosotros no hemos tenido la suerte de nacer con una letra clara y una mente súper organizada. La finalidad de unos buenos apuntes es que los entendamos nosotros, no el resto de los compañeros. Para conseguirlo, es recomendable respetar un orden, relacionar conceptos mediante flechas y dejar espacios a los márgenes para poder tomar anotaciones en un futuro.

Consejo 3: Entonces, ¿los paso a limpio o no?

Eso depende del caso particular de cada uno. Pasar los apuntes a limpio para que ‘queden más bonitos’ no sirve de mucho, mientras que si decidimos hacerlo para añadir más información o para resolver dudas entonces sí que puede sernos útil. También puede ayudarnos a repasar lo que hemos hecho en clase, ya que es como una segunda lectura del temario.

Consejo 4: Utiliza abreviaturas

Las abreviaturas son herramientas muy útiles para ahorrarnos algo de tiempo mientras escribimos. Algunos ejemplos son:

Más: + Menos: – Ejemplo: ej Mayor que: > Menor que: < Por: x

Al final, tomar unos buenos apuntes no es tan complicado. Siguiendo estos consejos, nuestros apuntes mejorarán día a día y, con suerte, nuestras notas.

Fuente: www.etitulo.com

PREPARA TU PRIMERA ENTREVISTA DE TRABAJO

bwki71ap-y8-tim-gouw

¿Estás preparado para tu primera entrevista de trabajo? ¡No te preocupes y no te pongas nervioso, todos hemos pasado por esto!

Os dejamos algunos consejos para poder afrontar sin problema una entrevista de trabajo.

Una vez enviado tu currículum vitae y una carta de presentación llega la hora de la entrevista:

-Tienes que adecuar tu imagen según el puesto de trabajo que desees obtener. Eso sí, mantén tu propio estilo en lo posible y muestra cierta flexibilidad.

-La puntualidad es uno de los factores más importantes, ya que llegar tarde a la primera cita no es una buena señal. Localiza con tiempo el lugar de la entrevista y calcula el tiempo que puedes tardar.

-Aunque la empresa ya tenga referencias tuyas, amplia información necesaria o datos claves para adecuar tu perfil.

-Es importante haberte informado sobre la empresa, mirar su página web, trabajos que han hecho…

-Transmite tu valía, las empresas no buscan solo una persona con conocimientos, sino con aptitudes. Recuerda que los conocimientos se pueden adquirir, sin embargo las aptitudes son mucho más fáciles de asimilar.

-Mantén el contacto visual todo el tiempo de la entrevista, ya que es una forma de mostrar interés, seguridad y confianza.

-Adopta un lenguaje corporal, la postura es uno de los aspectos de comunicación no verbal más poderosos y que ofrecen más información relevante del tipo de persona que eres.

-Deja el salario para el final porque si manifiestas que es lo más importante, perderás inmediatamente varios puntos.

-Resuelve todas tus dudas, además, demostrarás interés por el puesto de trabajo.

Finalmente, lo más importante de este proceso de selección es ser positivo. Buscar trabajo no es una tarea fácil y puede llevar más tiempo del que creías. Mantén una actitud positiva y constante para superar todo tipo de baches y obstáculos que puedes encontrar en una entrevista.

¡Mucha suerte!

Fuente: GIPE. Universidad de Alicante Fundación General. Consejos para superar una entrevista de trabajo.

Cómo mejorar los trabajos de clase

 

Aunque a veces no lo parezca, la primera página del trabajo que vas a entregar en clase va a marcar al receptor –el profe- una línea positiva o negativa. Crear una buena portada para tu trabajo cuesta muy poco y ayudará a reforzar su valor. Os pasamos unas pautas de cómo empezar.

Resumen del trabajo en unas pocas palabras

La portada debe resumir el trabajo completo en unas pocas palabras. Que nos transmita, qué contenido nos vamos a encontrar en el documento.

Para ello, debemos hacer un trabajo de síntesis, coherente con lo escrito en el documento. No olvidemos que, para ello, el trabajo tiene que estar bien escrito. Busquemos y anotemos no más de 3 ó 5 palabras. Estas nos servirán como punto de partida para realizar la portada. Nosotros ya tenemos listo nuestro cuaderno Escolofi para ir anotando todo!

Imágenes, ilustraciones u otros recursos como apoyo

Pensemos alguna imagen que esté relacionada con las palabras que hemos anotado. Puede ser un boceto tuyo, alguna imagen descargada de internet (hay bancos de imágenes que son gratuitos), o fotografías especializadas

Innovar, pensemos diferente

Vamos a desmarcarnos del tradicional título y listo. Aquí es donde podemos dar rienda suelta a nuestra creatividad para poder llamar la atención de nuestro profesor.

Con lo que hemos recopilado podemos hacer montajes de fotografías, collages, juegos de palabras, frases, por ejemplo las nubes de etiquetas, que son muy atractivas visualmente.

Es un esfuerzo muy pequeño que no nos llevará mucho tiempo y nos dará un valor añadido y diferente a nuestro trabajo. 

Fuente: Educación 3.0

,

Escolofi se suma a la celebración de los bosques en el FSC® Friday

Escolofi no solo se preocupa de crear libretas y cuadernos que proporcionan el placer de escribir o dibujar a mano, sino que lo hace con un decisivo componente de conciencia medioambiental. La práctica mayoría de nuestros productos se distingue con el sello FSC®, que obedece a las siglas de la entidad independiente Forest Stewardship Council®, encargada de certificar que las materias primas empleadas proceden de plantaciones gestionadas de forma responsable, tanto a nivel medioambiental como a nivel social o económico.

En esta línea, cabe resaltar que Escolofi emplea esos mismos criterios ecológicos en todos sus procesos de fabricación. Un ejemplo evidente es el hecho de que obtiene el papel de bosques cultivados con el sano propósito de optimizar el medio ambiente. En efecto, a lo largo de su etapa de crecimiento los árboles fijan el CO2 presente en la atmósfera y ayudan de este modo a mitigar los efectos del cambio climático.

Por todo ello, hoy 30 de septiembre Escolofi se suma a la celebración universal de los bosques que promueve este FSC® Friday.

En un mundo amenazado por tantas actividades industriales nocivas, la entidad FSC® señala el camino a seguir para legar un planeta más sano y saludable a las generaciones venideras. En Escolofi seguimos ese camino desde hace muchos años.

Reglas mnemotécnicas

La vida estudiantil implica, en muy diversas materias, la necesidad ineludible de memorizar. No siempre es suficiente con comprender y asimilar lo que se nos cuenta, sino que a veces hay que tirar de memoria pura y dura. Para ello, un excelente recurso son las reglas mnemotécnicas: sistemas sencillos que permiten recordar secuencias de datos, nombres o números relacionando palabras, imágenes, etc…

Son estrategias inteligentes que, tras un previo adiestramiento mental, nos ayudan a encontrar los caminos de acceso a la información que se halla retenida en el cuarto oscuro de nuestra memoria. Veamos algunas de las técnicas más eficaces.

 

Método de las iniciales

Se trata simplemente de asignar a cada una de las palabras que queremos recordar su letra inicial y componer, con todas las iniciales, una palabra clave que nos llevará a recordar todas las palabras. Si el orden de la lista de palabras a recordar no es importante, podemos hacer combinaciones para generar una palabra clave que nos resulte muy sencilla de recordar.

 

Por ejemplo: MAMA, como recordatorio para cuatro meses del año:

Marzo, Abril, Mayo, Agosto

 

Método de la historia o el relato

La cuestión es construir una pequeña historia que contenga todas las palabras que debemos memorizar. El orden en este caso nos da igual y lo único importante es que aparezcan todos los elementos a memorizar.

 

Por ejemplo: Himalaya – Everest – Nepal- 8.848 metros

Relato: Roberto siempre fue un enamorado de las montañas, especialmente de la cordillera del Himalaya. Cuando cumplió 30 años decidió ir a conocer el Everest. Así que se fue a Nepal y pudo contemplar, desde un campo base, el pico más alto del mundo, con sus nada menos que 8.848 metros.

 

Método de la cadena

Se trata de enlazar los diferentes elementos a memorizar como si formaran una cadena, estableciendo asociaciones de dos en dos, el primero con el segundo, el segundo con el tercero, y así sucesivamente. Un buen recurso es imaginar escenas peculiares en las que intervienen cada pareja de elementos.

Por ejemplo, para memorizar la siguiente lista de la compra, “Huevo, tomate, aguacate, cebolla”, generamos las siguientes relaciones:

1: El color favorito del huevo es el rojo y por eso siempre se hace amigo de su primo el tomate.

2: El tomate disfruta conociendo otros alimentos sabrosos y frescos y sale de marcha con el aguacate.

3: El aguacate disfruta mezclándose con la cebolla cuando se juntan para formar un buen guacamole mejicano.

 

Método Loci o de los lugares

 

Este método funciona asociando los elementos que hay que memorizar con lugares físicos con los que estemos muy familiarizados y que tengan un orden determinado. Además, a ser posible, deben ser recorridos ampliables por si hay que memorizar una lista más extensa.

La cuestión es asociar a cada uno de estos lugares uno de los elementos de la lista que se pretende memorizar. Para ello, debes visualizar el lugar y generar en tu mente una asociación aleatoria con el elemento que queramos recordar. Si la asociación es sorprendente o atípica suele ser más fácil porque lo extraño es más fácil de retener que lo corriente.

Este método es reutilizable (a diferencia del método de la cadena y del relato), aunque conviene dejar pasar un tiempo prudencial antes de volver a emplearlo para evitar confusiones. También permite detectar un olvido.

 

Por ejemplo, puedes utilizar las distintas habitaciones de tu casa para recordar una serie de ciudades españolas.

Recibidor- Barcelona recibe a los turistas que llegan en barco del extranjero.

Salón- Madrid es donde se concentra más gente de diversos orígenes.

Cocina- La oferta gastronómica de San Sebastián, con sus exquisitas tapas, es extraordinaria.

Lavabo- Una de las ciudades más limpias y mejor cuidadas es Valencia.
A partir de ahora ya lo sabéis: una tarea tan poco apetecible como memorizar puede abordarse con éxito mediante las sencillas herramientas que os hemos expuesto. Por vuestra parte, solo hace falta una buena dosis de esfuerzo y paciencia y los resultados llegarán por sí solos.

,

Lo que tu letra dice de ti

La letra es un mapa abierto que desvela fielmente nuestra forma de ser. Los especialistas en grafología deducen minuciosos detalles de nuestra personalidad con el mero hecho de analizar la caligrafía. A continuación os resumimos algunas de las claves que rebelan la peculiaridad de nuestro carácter a partir del análisis morfológico de nuestra escritura.

 

  • El tamaño importa

No hace falta mucha imaginación para establecer analogías picantes a partir del título de este epígrafe. Pero el caso es que a la hora de analizar la letra sí se ha comprobado que el tamaño es fundamental. Una letra grande corresponde a personas extrovertidas, sociales, que disfrutan en contacto con la gente y que suelen ser el centro de atención. En cambio, una letra pequeña refleja tendencia a la timidez y a la introversión. Suele darse en personas con una personalidad meticulosa, que prestan atención a pequeños detalles y tienden a prejuzgar a las personas antes de darles su confianza.

 

  • ¿Letras juntas o separadas?

El modo en que conectamos unas letras con otras refleja la forma en que articulamos nuestros pensamientos. Unas letras juntas denotan una forma de pensar eminentemente lógica, que nos lleva a percibir nuestro entorno como algo coherente y estructurado. Mientras que unas letras separadas hablan de una personalidad más intuitiva, capaz de guiarse por el mundo con espontaneidad y menor cautela en cada iniciativa.

 

  • ¿Rectas o inclinadas?

Una escritura recta habla de personas prácticas y mesuradas, que necesitan establecer un control sobre sus emociones y las situaciones de su entorno. Si por el contrario se aprecia una inclinación de las letras hacia la derecha, lo que tenemos es una persona más deshinibida y abierta a nuevas experiencias, que disfruta en contacto con las personas y que se muestra predispuesta a las emociones que generan los cambios. En el caso de la inclinación de la letra hacia la izquierda, lo que tenemos es un carácter más cauteloso y tímido, que huye del protagonismo y ama el trabajo en equipo.

 

  • Los puntos sobre las íes

Un detalle tan aparentemente insignificante como el punto de la “i” aclara muchos aspectos de nuestra personalidad. Cuando el punto está muy arriba denota una gran imaginación, pero a la vez una tendencia a soñar despierto y a vivir un pelín abstraído en las nubes. Si en lugar de punto se trata de una línea, estamos ante alguien muy autocrítico y observador, que exige al máximo y arrastra la inconformidad de sentir que puede dar algo mejor. Por último, si en lugar de punto vemos una bolita o algún símbolo particular, nos hallamos ante una personalidad creativa, con una ligera tendencia al infantilismo y que disfruta jugando en cualquier circunstancia.

 

Cuestión de fuerza

 

La presión que ejercemos sobre el papel refleja la vitalidad y seguridad interior de la persona. A mayor fuerza, mayor autoestima y confianza. Dejar una huella firme en la hoja es una característica de sujetos que dejan huella en la vida, con una actitud comprometida y mirando siempre hacia adelante. En cambio, una escritura suave corresponde a personas sensibles y empáticas, con excesivas dudas sobre si mismo y con dificultades para tomar decisiones.

 

Escolofi celebra el Día Mundial del Medio Ambiente

Escolofi celebra el Día Mundial del Medio Ambiente

El pasado domingo 5 de junio fue el Día Mundial del Medio Ambiente, una celebración a la que se sumó Escolofi en su calidad de empresa comprometida al cien por cien con la mejora de nuestro entorno natural.

Las libretas, cuadernos y recambios Escolofi proporcionan la mejor calidad y variedad de productos de papelería del mercado. Pero además, al contar en su gran mayoría con la certificación forestal FSC, garantizan al comprador la satisfacción de estar contribuyendo a un mundo mejor.

Efectivamente, el sello FSC, abreviatura de la entidad independiente Forest Stewardship Council®, certifica que las materias primas que utilizan proceden de plantaciones gestionadas de forma responsable, no sólo a nivel medioambiental, sino también a nivel social y económico. De igual modo, todos los procesos de fabricación de productos FSC cumplen con estos mismos criterios.

Por traducirlo a un lenguaje más asequible, la madera que sirve de materia prima para obtener el papel se obtiene en bosques gestionados de manera sostenible. Bosques que tienen un impacto positivo en el medio ambiente porque durante el crecimento de sus árboles, fijan el CO2 presente en la atmósfera y ayudan a mitigar los efectos del cambio climático.

Siguiendo con su filosofía de compromiso con el medio ambiente, Escolofi dispone desde hace años de la línia de libretas recicladas. Reconocibles a simple vista por su elegante color madera, son libretas de uso diario y cotidiano, disponibles tanto en espiral como en grapa, y en una amplia variedad de formatos.

,

Los diez mandamientos del buen estudiante

Los diez mandamientos del buen estudiante:

Te presentamos un breve compendio de las diez normas fundamentales para optimizar el rendimiento de un estudiante.

-Disponer de una habitación tranquila, alejada de cualquier elemento de distracción, con una mesa y una silla con respaldo, adecuadas ambas a nuestra altura.

-Organizarse previamente para tener en ese escritorio todo lo necesario para estudiar: libretas, apuntes, libros, iPads…

-Establecer un plan de estudio semanal factible, adecuándolo a nuestras otras obligaciones personales.

-Decidir el horario de estudio con la premisa de que sean momentos del día en que estemos descansados y concentrados.

-Establecer periodos de descanso breves, de unos 10 minutos, para no saturar nuestra mente.

-Conviene concederse un tiempo de descanso al regresar del colegio o universidad e, inmediatamente después, estudiar.

-No ver la televisión antes de estudiar ni durante los tiempos de descanso. La televisión es un elemento distractor que absorbe la concentración y reduce la capacidad de aprendizaje.

-Abordar las tareas más exigentes al principio y dejar las más sencillas (subrayar temas, realizar esquemas…) para más tarde, cuando probablemente estemos más cansados.

-Cumplir el hábito de estudio diario para evitar sesiones intensivas de estudio los días previos al examen, lo cual induce a bloqueos y perjudica la capacidad de asimilación y comprensión natural.

-Cuidar la parte fisiológica, en base a tres premisas fundamentales: dormir bien (un mínimo de ocho horas diarias), comer bien (una dieta rica y variada que incluya verdura, pescado y fruta) y realizar ejercicio físico a menudo.

Ahh y recuerda que la norma principal del estudio es ponerse a estudiar 🙂

,

14 claves para afrontar con éxito un examen

Lo primero a aclarar es que no existen atajos para nadie: para resolver con éxito un examen hay que dedicarle horas al estudio y esforzarse. En realidad, ese aspecto, la importancia del esfuerzo, es una lección clave para el resto de la vida que tenéis por delante. Aunque, más allá de este apunte elemental, sí podemos destacar algunas claves interesantes para solventar un examen con una buena nota.